Tratamiento de Nódulo Tiroideos con HIFU

Tratamiento no invasivo (Ultrasonidos focalizados de alta intensidad).

Los ultrasonidos permiten tratar nódulos tiroideos benignos sin necesidad de cirugía, evitando cicatrices y reduciendo el riesgo de lesiones y/o infecciones. El paciente conserva la glándula tiroides y su normal funcionamiento, minimizando los efectos secundarios y aportando una rápida recuperación que le permitirá retomar su vida cotidiana en pocas horas.

En la actualidad, este tipo de tratamiento puede ser una alternativa a la cirugía. También es útil cuando el nódulo está creciendo, cuando el paciente tiene molestias o cuando la terapia con yodo radioactivo no es apropiada. A esta técnica se la conoce también como HIFU (High-Intensity Focused Ultrasound) y se aplica en países como Reino Unido, Francia, Italia, Suiza y Alemania
entre otros.

¿Cómo funciona?

El tratamiento consiste en la termoablación, es decir, aplicamos una cantidad suficiente de calor a los nódulos para destruirlos y así disminuir su tamaño. El tejido destruido se retrae, se reduce y el cuerpo lo absorbe poco a poco con el paso del tiempo. El tejido sano que rodea al nódulo tiroideo tratado se conserva de manera óptima, así como su función normal. Esto es importante porque los pacientes a los que se les ha extirpado quirúrgicamente la glándula tiroides, necesitan tomar hormonas a lo largo de toda su vida.